......CurriculumGaleríaCalendarioContacta-memeMás

Contacta-meme

Critica-meme

Meme

Hay un tipo de arte de larga y venerable tradición que a veces se pierde en la baraja de la estimación crítica. Quizá más por razones de ambivalencia que por razones de juicio.

Lo llamaré arte didáctico. Que construye, o al menos revela aspectos del comportamiento humano, social, personal, político; el escrutinio moral que de otra manera quizá desatendamos.

Este arte, narrativo y realista, que en la vida moderna es relegado y considerado solo como “Ilustración” puede conmovernos como arte y a veces hacernos reír.
Quién es este hombre que habita los exquisitos paisajes e interiores del mundo de Meme, con ojos caídos con una melancólica aceptación de sus elecciones, quien es por supuesto, cada uno de los hombres, y que vive en un dilema existencial en el que, como dijo el filósofo franco-rumano Cioran “despertar a las tres de la mañana y pensar en suicidarse parece ser lo más normal”. Meme es Godot, y el Quijote también, y Dante. Es Bruno Schulz y Dimitri Haramozov. Y es Adán.

Veamos por ejemplo la obra “No se si me comprendes”. Una interpretación digna de Davinci, una concepción digna de Peter Brughal. Meme nos ofrece la verdad ADAPTIC. Adán no soportaba vivir en el paraíso, su curiosidad lo abrumaba, su deseo lo llevaba al desastre, replica del evento inicial finalizado 10 millones de veces, la expulsión del jardín del edén.   

Dice el filósofo que el hombre es una aparición extraordinaria, pero no exitosa.


El humor irónico y la ruda caracterización de las pinturas de Meme agudizan la imagen en una condensación de ingenio más punzante que brutal. El predecesor de Meme podría ser Draumier. La representación de Meme de su protagonista principal posee tanto una ternura como una tensión de deseo sexual que no se encuentran en el trabajo del gran artista gráfico francés.

En el cuadro “Tócamela” el “cada uno de los hombres” nos observa, al tanto de que lo que sabe, está destruyendo sus deseos, al tanto de sabe demasiado sobre los instantes siguientes a lo que hace en ese momento como para disfrutarlo.
Estos lienzos llenos de belleza, diestros trazos pintados con ingenio y amoroso cuidado, cuyo protagonista vive el dilema existencial de existir como un fugitivo en su propio cuerpo y como un inmigrante en su propio país, nos hacen reír al reconocernos a nosotros mismos, y pedir indulgencia para simpatizar con la ansiedad donde los únicos recuerdos son los del futuro.


1 2

PETER LEVENTHALlL

___________________________________________________________________________________________________________________________

 

___________________________________________________________________________________________________________________________